La magia sigue viva. Expo 24 Horas de Monjuïc.

El Museo de la Moto de Barcelona ha inaugurado una sobre las 24 Horas de Montjuïc, que estará abierta hasta julio de 2013, y en la que se retrata fielmente el ambiente de esta mágica carrera.

El Museo de la Moto de Barcelona es hermano del de Basella. Está ubicado en los bajos del antiguo convento de Santo Felip Neri, ubicado en la calle La Palla 10, una de las plazas más emblemáticas del casco antiguo de la ciudad. Una vez dentro y tras pasar por el hall que hace de recepción del museo, está la sala principal, eje fundamental de esta muestra sobre la historia de las 24 Horas de Montjuïc. En el centro de la sala, puedes ver algunas de las motos más emblemáticas de esta exposición: la Bultaco de Cañellas y Rocamora, vencedora de la edición de 1969, la Honda oficialcon la que Christian Leon y Jean Claude Chemarin ganaron en 1978, o la Ducati 900SS de Mallol y Tejedo, ganadores de 1980, entre otras.  El resto de la estancia principal esta totalmente dedicada a esta mítica carrera. Motos y enseres que algunos coleccionistas han cedido durante el año que durará esta exposición, que permanecerá abierta hasta julio de 2013.

Para la presentación, la organización invitó a pilotos y personajes, protagonistas de algunas de las ediciones de las antiguas 24 Horas: Jaime Algersuari, Sito Pons, los Sirera, Salvador Cañellas, José María Busquets, Min Grau o José María Folch, son algunos de los ilustres que se han dado cita en esta exposición. Después de escuchar durante un rato a algunos de estos pilotos, algunos ganadores de esta carrera, viendo en sus caras la felicidad he podido recordar algunos de los mejores años de sus vidas. Antiguos rivales, ahora todos amigos, recuerdan como tenían que vérselas, cuando la electrónica casi no existía y las vibraciones de esos antiguos motores trituraba sus muñecas y tobillos, y cuando algunas de las marcas españolas más prestigiosas, ahora desaparecidas, fabricaban prototipos específicos para esta carrera. Vestigios de una época mágica de nuestro motociclismo. Porque Montjuïc fue durante muchos años prueba del Mundial.

Ahora, todos esos pilotos de antaño han podido volver a respirar la magia del Parque una vez más, y recordar juntos la curva de la Guardia Urbana, La Pérgola, La contra Pérgola, Font de Gat, o Miramar, rodeados por verdaderos tesoros de la memoria histórica del motociclismo español. En general todos ellos coinciden en esta carrera era enormemente peligrosa, pero ni uno solo ha pronunciado una mala palabra en contra de ella.

Para la ocasión Josep María Folch ha cedido al museo el proto con el que compitió en 1983. La especialísima Yamaha Xj900 Folch Edition, que fue pilotada por el mítico trío, Prous-Rosa-Garriga, procedente de su colección personal.

Para mas fotos visita nuestra galería, aquí.

 

I.N.

Siguenos en Facebook y twitter.

xxxxxxxxxxxxxxx Created by Dream-Theme — premium wordpress themes.
Up